Cuando por fin tenemos a nuestro bebé, la felicidad nos inunda. Pero seamos sinceros, no todo es color de rosa.

Empieza el postparto y aunque los medios de comunicación y parte de la gente que nos rodea, nos pinten las cosas como si de un cuento de hadas se tratara, hay cosas menos bonitas que nadie te va a contar.

Para que estos momentos no te pillen por sorpresa y te invadan las dudas de si lo que te está pasando es normal, queremos contarte algunas cosas que posiblemente experimentes tras dar a luz.

1. SEGUIRÁS CON ROPA PREMAMÁ

La tripa no desaparece por arte de magia y aunque es verdad que pierdes unos kilos, todavía es pronto para volver a tus pitillos de siempre.

2. UTILIZARÁS COMPRESAS QUE NO SABIAS QUE EXISTÍAN 

Sea parto vaginal o por cesárea, sangrarás en el postparto debido a la herida que queda en el útero tras el desprendimiento de la placenta. Para ello necesitarás unas compresas especiales de un tamaño mayor para abarcar toda la zona del suelo pélvico. Además estas compresas se aconseja que sean de algodón para mantener la zona fuera de irritaciones y alergias.

3. TENDRÁS EL SÍNDROME DE VACA LECHERA

Si te decides por la lactancia materna, es posible que algunos momentos no puedas controlar la producción de leche y manches las camisetas. Tendrás que ir con discos de lactancia de recambio si pasas varias horas sin tu bebé o acudir a un saca leches para no sentir que te van a estallar los pechos.

4. TU OMBLIGO NO SERÁ EL MISMO

Y es que durante el embarazo tu ombligo se agranda de forma que se tensa y va saliendo hacia fuera. Esto provocara que tu ombligo tenga un aspecto más redondeado y su piel este más flácida. En cualquier caso no debemos olvidar que es un símbolo vital a través del cual un día nuestra madre nos dio todo lo necesario para desarrollarnos dentro de su útero.

5. LA LINEA ALBA TARDARÁ EN DESAPARECER

La línea alba no desaparece inmediatamente. Tarda unos meses hasta que se va por completo. Esto ocurrirá cuando las hormonas vuelvan a la normalidad.

6. SE TE CAERÁ EL PELO

Te preguntarás porque muchas mujeres tras dar a luz se cortan el pelo. Pues bien, uno de los motivos es que, aunque durante el embarazo has lucido una melena envidiable, tras el parto cambia el patrón hormonal y parte del pelo se desprende de su raíz.

¡Tranquilas mamas!, todo pasa y tras un periodo de tiempo volveréis a ser casi las de antes.