El padre, ha sido el gran olvidado durante años en el embarazo y el parto.

Hoy en día, su labor en este momento tan importante para la vida de unos padres, ha cobrado importancia, dando apoyo a la madre desde un punto físico y emocional.

Antes de contar lo que puede hacer un padre durante el parto, lo primero que hay que tener claro es si la pareja (ya que es una decisión de ambos) ha decidido que este presente durante el nacimiento.

Puede haber diversos motivos por el que prefieran que no sea así, pero si la decisión es que si, el padre puede aportar apoyo a la madre en el proceso de dilatación, aliviar dolores, acompañar a la madre en todo momento o ofrecerle todo lo que necesite.

Sería conveniente que el padre se ocupara de todos los aspectos logísticos y organizativos tales como mantener a la familia informada, coger toda la documentación necesaria para ir al hospital y la bolsa que habréis preparado previamente para la llegada de este momento.

 

APOYO EMOCIONAL

El padre debe preocuparse de que todas las peticiones de su pareja sean escuchadas. Además, debe estar preparado para cualquier cambio de estado de ánimo de la madre sin tomárselo como algo personal.

En ocasiones su sola presencia será suficiente para reconfortar a su pareja, saber que está ahí presente para cualquier necesidad o apoyo emocional.

En otras ocasiones, la mujer requerirá de su colaboración aportando frases de ánimo, cogiéndole de la mano en cada contracción, distrayéndola con otros temas para no pensar demasiado en el dolor o controlando el ritmo de las contracciones.

APOYO FÍSICO

El padre puede ayudar a la madre dándole masajes en la parte baja de la espalda para que se relaje durante las contracciones. También puede refrescar a la futura mamá con un paño húmedo o acompañarla en el proceso de respiración y relajación. Y ya durante la fase de expulsión puede ayudarla a colocarse en la postura que ella este más cómoda para empujar.

Hay que tener en cuenta que el papel del padre no remplaza al de la matrona y que si es necesario hay que hacerse a un lado para que los profesionales puedan trabajar.

Al acompañar a la mujer en el parto no se debería improvisar y sería conveniente que ambos conocieran la fisiología del proceso. También sería conveniente hablar de antemano las preferencias y deseos de cada uno.