fbpx

Cuando ya tenemos a nuestro bebé en brazos nuestros cuidados personales, a los que dimos tanta importancia durante el embarazo, pasan a un segundo plano.

Y es normal, la falta de sueño, las visitas o la adaptación a la nueva situación, hace que en nuestra lista de prioridades vayan al último puesto.

En cualquier caso, es importante que prestes atención a tu cuerpo para una pronta recuperación.

Así que, queremos ayudare en estos días de locura, dándote a conocer los 7 errores más comunes que cometemos las mamás tras el parto, para que los tengas en cuenta y les pongas remedio.

1. No beber suficiente agua

 

Tu cuerpo ha sufrido un gran cambio y necesita recuperarse. El agua es esencial para el perfecto funcionamiento del organismo y ahora más que nunca la necesita. Recuerda que el cuerpo humano está conformado por aproximadamente un 65% de agua.

2. Querer hacer las mismas tareas que hacías antes de tener a tu bebé.

Y es que solo de ver la casa patas arriba, tener la nevera vacía o la ropa sin planchar, nos subimos por las paredes. Date un margen, todo eso puede esperar y si no delega esas tareas a alguien de confianza. No te sientas mal por ello, ahora debes centrarte en tu bebé y en tu recuperación.

3. Encerrarte en casa

Parece que de repente nos entra agorafobia o lo que es lo mismo medio a salir de casa. Y es que en el hogar familiar nos sentimos seguras y tenemos todo controlado si el bebé no deja de llorar, se hace caca o tiene frio. Todos estos miedos van a pasar por tu cabeza, pero un poco de aire fresco te vendrá bien para despejarte.

4. Hacer dieta

La tripita sigue estando ahí y tardara unos meses en volver a su estado habitual. No es el mejor momento de ponerte a dieta y más si has tomado la decisión de amamantar a tu bebé. Hay que tomar más calorías que durante el embarazo, así que ten paciencia porque recuperar la silueta requiere su tiempo.

5. Dar el pecho de forma incorrecta

Estamos cansadas y nuestro bebé no hace más que llorar porque tiene hambre, así que nos entran las prisas y cualquier sitio y forma es buena para dar el pecho. No caigas en este error y tomate tu tiempo para colocarte correctamente, una mala postura puedo provocar las famosas y temidas grietas. Si tienes dudas de como colocarte bien, acude a un profesional que te enseñe como hacerlo.

6. Olvidarse de las cicatrices

Otro de los errores que cometemos es olvidarnos de las heridas que nos ha provocado el parto. Ya sea la cicatriz de la cesárea o los puntos de la episiotomía, deben ser tratados con mimo para que sanen correctamente y no se infecten. Sigue las indicaciones e tu médico para que se curen lo antes posible.

7. Ponerte hacer ejercicio demasiado pronto

Algunos ejercicios están contraindicados y pueden ser perjudiciales si nos los hacemos en el momento adecuado. De nuevo hay que tener paciencia y consultar a los profesionales sobre cuándo y qué ejercicios puedes hacer.