fbpx

Cuando la noticia de que volvemos a estar embarazados aparece en nuestras vidas, comienzan a surgir las primeras inquietudes, dudas y miedos sobre cómo reaccionará nuestro primer hijo ante la llegada de un hermanito.

Preguntas como ¿sentirá celos? ¿no le podre dar toda la atención que le daba antes de que llegará su hermanito? Empezarán a rondar en nuestras cabezas.

Es innegable que para el niño será un cambio en la dinámica familiar, porque todo el tiempo que tenéis para él, tendrás que repartirlo con su hermanito.

Por ello, hay que saber preparar a tu hijo para que comience a comprender cómo será cuando el bebé nazca y que cambios va a vivir.

A continuación, os damos algunos consejos para que tengáis en cuenta desde el embarazo y hagáis de esa situación una experiencia positiva.

No hay prisa

No tengas prisa por presentar a tu bebé a su hermano mayor, ese encuentro debe ser especial y debe afrontarse con delicadeza. Elige un momento en el que no haya visitas y puedas dedicar todo tu tiempo a disfrutar de su conexión.

 

Dale tu atención

Cuando vayas hacer la presentación, intenta que tu bebé este en la cuna para tener tus brazos libres y dedicarle toda tu atención.

 

Ponle en su lugar

Ten preparadas unas fotos de cuando era recién nacido para que entienda la atención que ahora le vais a prestar a su hermano. La misma que le disteis cuando él era pequeñito.

 

Cuéntale sus necesidades

Explicarle que en un primer momento su hermanito va a llorar, comer y dormir pero que luego se convertirá en un compañero de juegos, le ayudará a entender cómo va a ser su relación con él en un futuro.   

 

Involúcralo

Hacerle partícipe tanto de preparar la llegada de hermanito, con la elección del nombre e incluso con los cuidados diarios que va a necesitar una vez se encuentre en casa.