fbpx
Hoy os traemos nuestro primer artículo de experto. Mapi Herrero Dietista-Nutricionista y Asesora de Lactancia nos habla sobre el inicio de lactnacia y todo lo que tienes que saber para que sea exitosa. 

Lo más difícil de la lactancia es empezar, por eso aquí van algunos aspectos que tienes que conocer y tener en cuenta:

Epidural

La epidural es una anestesia local en la que un medicamento se inyecta en la espalda para anestesiar la mitad inferior del cuerpo. Pero tiene algunos efectos en la lactancia que conviene conocer.

Provoca que el bebé esté más adormilado las primeras horas, lo que se traduce en que puede alargarse en el tiempo la primera toma.

También al utilizar un gotero para administrar la anestesia epidural, puede provocar que en el postparto estés más hinchada y tengas “ingurgitación mamaria”. Esto dificulta el agarre del bebé, ya que el pecho está demasiado duro. Puedes aliviarla con un masaje de Presión Inversa Suavizante (PIS)

Contacto piel con piel

Es decir, que el bebé esté lo antes posible desnudo, sobre el pecho también desnudo de su madre. Esto es lo ideal para favorecer el vínculo, el agarre espontáneo y el inicio de la lactancia. Siempre que el parto, el estado del bebé y el de la mamá lo permitan.

Si el parto se complica y la mamá no puede hacer piel con piel, el papá es la segunda mejor opción.

Y si por desgracia es el bebé el que necesita un poco más de atención por parte del equipo médico y no puede estar con mamá y papá, que no cunda el pánico, lo urgente es primero y cuando todo esté estabilizado, podréis disfrutar el uno del otro.

Primer agarre

Cuando los bebés agarran de forma espontánea el pecho, en la mayoría de ocasiones, lo hacen bien. Así que, en esta ocasión, lo mejor es no hacer nada. Relajarte y observa como tu hijo es perfectamente capaz de encontrar tu pecho y empezar a alimentarse sin ninguna ayuda.

Hay que aclarar que esto puede durar como una hora, así que hay que tener paciencia, y no meterle prisa al bebé.

Presentaciones

Primeras visitas, primeras fotos, primeros brazos…

Pongámonos en el lugar del recién nacido. Si eres una visita, lo más recomendable es no coger al bebé. A veces nos lo ofrecen solo por cortesía.

Si lo vas a coger, es importante lavarse bien las manos e intentar no besarlo. Cualquier bacteria que para nosotros no supone un peligro, para ellos puede ser un problema.

También conviene evitar llevar mucho perfume o maquillaje y sobretodo, evita fumar si dentro de poco vas a estar con un bebé.

Los olores, los ruidos, los brazos ajenos, estresan al bebé, y aunque de momento no diga nada y parezca que incluso está tranquilo, después lo va a pagar con sus padres. Como no sabe hablar, en lugar de explicar lo que pasa va a llorar mucho.

Tetinas

Sigue siendo un detalle de las canastillas y un regalo personalizable, pero si queremos una lactancia materna exclusiva, es mejor que no entre ninguna tetina (biberón o chupete) en la boca del recién nacido. Al menos hasta que la lactancia ya está bien establecida, que es alrededor de 3 o 4 semanas de vida.

Si tu opción es la lactancia mixta (pecho y biberón) este caso no aplica, pero ten en cuenta que puede que la parte de pecho acabe antes de lo que te gustaría.

Si decides usar chupete, observa que el bebé va a pedir menos veces pecho, así que deberás ofrecerle más a menudo para asegurar un estímulo adecuado de la producción. Cuando tenga hambre no querrá el chupete, así que tranquila.

Dar pecho no duele

Por último, pero quizá lo más importante, si tienes dolor o molestia, lo más probable es que haya un problema de agarre y conviene revisarlo para poner solución.

Si el agarre es correcto, puede haber un frenillo sublingual corto o un problema de mandíbula.

Así que, si tienes dolor, molestia y o tienes heridas en el pezón, pide ayuda inmediatamente.

Para despedirme, un aviso importante para ti, nueva mamá: vas a oír (y a leer) muchas teorías, muchas opiniones, muchos consejos, algunas veces los buscarás y otras veces llegarán sin más, el mío es que escuches y leas todo, pero que hagas lo que te digan tu instinto y tu corazón, y sobre todo, lo que tú decidas.

¡Enhorabuena y a disfrutar de la aventura!